domingo, 26 de noviembre de 2017

Tras el Black Friday, ¿ahora qué?



Gracias a su pronta y rápida implantación, todos sabemos que es el Black Friday. Todos sin excepción. El bar de la esquina de mi calle, clásico él en su estilo, con carteles de corridas de toros y menú humilde pero correcto de menos de 10 euros, ofrecía este viernes el desayuno Black Friday consistente en un bocadillo del día, zumo de naranja y café por 5,50 euros. ¡Vamos! Lo mismo de cada día por el mismo precio de siempre. 

La utilización a la ligera de algunos términos tiende a confundir al consumidor. En los 80 todo era "Turbo", en los 90 todo era "Light", en el nuevo siglo todo era "Bio" y en esta década todo es "Low cost", "Outlet" y ahora "Black Friday". A ver que nos espera el año que viene. 

Por el momento, descubro un nuevo concepto, el "Small Business Saturday". Por el momento pasa desapercibido. Bastante tenemos con asimilar el Black Friday y el Cyber Monday. Pero el Small Business Saturday se va abriendo paso en el mundo anglosajón y se celebra el primer sábado después del día de Acción de Gracias y trata de promocionar las compras en el comercio local, en establecimientos tradicionales, en los comercios de barrio o como dirían en EEUU en los comercios de tocho y cemento (brick-and-mortar business).  

Cómo no, el Small Business Saturday surge en EEUU como oposición al Black Friday y al Cyber Monday. La primera referencia se observa en 2010 y se trata de un evento esponsorizado por American Express. En 2013, salta el Atlántico y comienza a organizarse en el Reino Unido. 
  
Las estimación de cifras en el país norteamericano no son nimias: 5.500 millones de dólares en 2012, triplicado a 16.200 millones de dólares en 2015 y en el que participaron 1,3 millones de comercios y 95 millones de compradores.  

Tal es la influencia de dicho evento que el Congreso de los EEUU lo ha designado el "National Small Business Saturday". 

¿Cuánto tardaremos en adoptarlo en España? 


No hay comentarios:

Publicar un comentario