domingo, 6 de julio de 2014

Los auditores deben reflexionar sobre el caso Gowex


Pues tenían razón estos chicos de Gotham. Al final resulta que no era oro todo lo que relucía, si no más bien un montón de mentiras podridas como dicen los niños, por que parece ser que es lo que es el CEO de Gowex.

No soy un gran seguidor de la bolsa mas que de los grandes titulares y, francamente, a veces ni eso. Pero el tema de Gowex me llamó la atención por varios motivos, porque era una tecnológica española cotizada de supuesto éxito, por que me gustan la compañías pequeñas ya que son más fáciles de entender y por que considero que el MAB debería tener un potencial muy interesante para estas pequeñas compañías y para los inversores. 

Se ha escrito mucho y más se hará en los próximos días después de la monárquica confesión de su CEO ("lo siento, me he equivocado") pero unos de los aspectos que considero interesantes en todo el affair Gowex es el papel del auditor. Triste papel que le ha tocado a este despacho profesional multidisciplinar. Tras cuatro años de cuentas falseadas, no han sido capaces arrojar una mínima sombra de duda sobre ellas. 

Ni soy ni he sido auditor de cuentas, pero llevo auditado toda mi vida profesional y he colaborado con toda clase de auditores, desde extintas firmas multinacionales hasta pequeños auditores locales, pasando por las famosas Big Four. Con ello quiero decir que no es fácil "driblar" a un auditor en su trabajo. Dicho lo anterior, me cuesta creer que el auditor no sospechara nada dada la magnitud de la tragedia. 

El papel del auditor es primordial para poder aportar información fiable a accionistas, inversores, bancos, acreedores, clientes y empleados principalmente. Si se demuestra que el auditor no ha realizado su trabajo, ya sea involuntaria o deliberadamente, la credibilidad del profesional se hunde como el Titanic y el mejor ejemplo de ello fue el de Arthur Andersen tras el escándalo Enron a principios de siglo.

No dudo que la comunidad de auditores goza de una profesionalidad intachable, pero también es cierto que la imagen que se tiene de una firmas con respecto de otras es diferente y afecta a la percepción que se tiene sobre el resultado de su trabajo. Es triste, pero es así. De ahí que se solicitara un forensic  a PWC en el asunto Gowex. 

Considero que la comunidad de auditores, especialmente la compuesta por medianas y pequeñas firmas, debe hacer un profundo análisis de la situación. Los controles reactivos son necesarios, pero no evitan el mal infligido a un sector donde la independencia y la reputación son sinónimos. La oportunidad de negocio que supone (o suponía) el MAB se irá al traste con escándalos como Gowex. Seguramente más de una cotizada esta pensando en cambiarse a una Big Four. Aunque esto tampoco asegura una independencia total y si no que se lo pregunten a los accionistas de Bankia.

Actualización (09/07/14)

Economía inhabilitó a los auditores de Gowex pero un juez revocó esa decisión.

Actualización (11/07/14)

No me equivoqué de mucho al prever el cambio de auditores en algunas cotizadas.

Medidas antiGowex: Cuatro del MAB buscan el continuo y dos, nuevos auditores.

"NPG Technology ha decidido, con fecha 8 de julio, solicitar un cambio de auditor y piden en un hecho relevante enviado al MAB que sea PwC (PricewaterhouseCoopers) o, en su defecto, otra firma de auditorí­a de las denominadas Big Four, el que audite el ejercicio terminado el 31 de diciembre de 2014 y siguientes. Hasta ahora esos servicios los tenía contratados con Herlag Martin."

Hasta ayer, lista de cotizadas y sus respectivos auditdores:

Quién está tras la auditoría de cada empresa del MAB y cuánto cobra por sus servicios


No hay comentarios:

Publicar un comentario